«La musa del poeta»

Toda la persona,
ya sea un novelista,
escritor de relatos,
“o un humilde poeta”.

Todos tenemos un referente,
que nos hace vibrar,
para poder ilusionarles,
“a todos nuestros fieles seguidores”.

Pero primero debemos,
para hacerles sentir,
la emoción al leerlo,
”debemos de sentirlo nosotros primero”.

Para escribir “cuentos de niños”,
debe de sentir un amor especial,
y vivir en la imaginación de un niño,
“para describir su fantasía inocente”.

Para un novelista,
debe de sentir su historia,
como si fuese su vida,
”ya sea feliz o sea sufrida”.

Para un comediante,
debe de saber transmitir,
las experiencias positivas de la vida,
”para alegrarnos con sonrisas positivas”.

Para un historiador,
poder indagar en la historia,
es una parte tan difícil,
”que suele reabrir cicatrices incurables”.

Para escribir “relatos de adultos”,
normalmente debe de haberlos vivido,
o tener una gran imaginación,
“sentirlo como si lo estuviese viviendo”.

Pero cuando escribimos de religión,
debemos de sentir la fé,
que sea nuestra luz interior,
”y en nuestro corazón siempre viva Dios”.

Pero sobre todo esto,
debemos de sentir siempre,
nuestro amor por la vida,
“para poder cambiar el dolor por amor”.

Y ese apartado llega “el poeta”,
haciendo de cambiar,
el color “oscuro del dolor”,
“por la luz del amor”.

Para un poeta es importante,
saber como hacer vibrar,
un corazón herido,
”siendo el doctor espiritual”.

Un poeta suele ver siempre,
que a pesar de la vida sufrida,
siempre están los bellos momentos,
”que se nos deben de grabar en el corazón”.

Para eso casi siempre,
el poeta necesita su musa,
que le pueda inspirar,
“transmitiendo el amor de su corazón”.

Pero una parte muy importante,
“el poeta” suele ser,
personas sensibles de sentimientos,
”para poder transmitir ese amor”.

La musa del poeta,
puede ser el amor por la vida,
o un amor interior,
”que le haga nacer los bellos sentimientos”.

Un buen poeta debe de alimentarse,
de estar “ sintiendo el apoyo “,
de sus fieles seguidores,
“para poder complacerles con sus poesías”.

Cuando muere “un poeta”,
se lleva con él,
los bellos sentimientos,
“que habitan en su corazón”.

Desaparece una pluma,
que sus gotas de tinta,
son las gotas de sangre,
“que fluyen de su corazón”.

Pero lo más grande,
ya sea “escritor o poeta”,
es el mayor legado dejado,
“para poder cambiar el curso de la humanidad”.

“el legado del escritor vivirá siempre en la humanidad”,
“el legado del poeta debe de ser el amor a la humanidad”,
“pero este legado siempre estará bendecido por Dios”,
“pero ante todo muchas gracias a todos los fieles seguidores”.

Miguel de la Mancha
(poeta y escritor)

2 respuestas a ««La musa del poeta»»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *