«Estimulo emocional»



Las parejas están destinadas,
a poder encontrarse,
porque el amor es natural,
están destinados a conocerse.

Cuando se conocen,
estalla esa magia bendita,
que le llamamos química,
una sensación muy bonita.

Una sensación que nos cambia,
estimulando nuestros pensamientos,
extrañando esa persona maravillosa,
soñando estando despiertos.

En ese sueño sentimos,
tener a esa persona al lado,
saboreando todos los momentos,
que hemos vivido.

Vivir intensamente cada momento,
con la persona adecuada,
es la mejor experiencia,
que nos puede regalar la vida.

La vida nos regala,
momentos tan naturales,
que saber disfrutarlos,
los hace tan especiales.

Especiales para estimularnos,
en cada pensamiento,
porque todos los momentos,
se convierten en sentimientos.

Cada sentimiento que nace,
es un estímulo positivo,
que suele dar aliento,
aunque nos sintamos negativos.

Sentirse negativo suele pasarnos,
pero solo con pensar,
en la persona que nos espera,
el estimulo suele cambiar.

El estimulo que nos llena,
de la adrenalina necesaria,
para vivir la vida intensamente,
con el estimulo de la emoción diaria.

“Toda persona suele tener unas emociones alimentados por los estímulos de nuestra alma en cada momento convirtiéndose en inolvidable”.

«Tus besos me derriten»

Tus besos suelen ser,
como sol de verano,
que encienden mis deseos,
hasta el punto de quemarnos.

Ese punto tan deseado,
que nos tiene hechizados,
porque sentir tus besos,
se convierte en un pecado.

Un pecado tentador,
un deseo muy sabroso,
al saborear tus labios,
ese manjar tan delicioso.

Un manjar prohibido,
y yo me siento privilegiado,
porque me puedo derretir,
cuando te tengo a mi lado.

Tenerte a mi lado,
es una dicha tan grande,
y me siento tan orgulloso,
que me envidian todos los hombres.

Un hombre se suele sentir,
como si estuviese en el paraíso,
disfrutando de los besos,
aunque los pruebe sin permiso.

Un permiso atribuido,
por mi corazón,
que suspira por ti,
palpitando de emoción.

Palpita tan fuerte,
que desea escaparse,
al sentirse prisionero,
buscando a forma de liberarse.

Liberase de las ataduras,
que tiene la cordura,
porque estando contigo,
disfruta de una maravillosa locura.

La locura que me invade,
derritiéndome al sabor,
de tus labios de miel,
cuando los beso con pasión.

“La sensación que tus besos ejercen en mí es como el hielo se derrite al calor cuando roza tu cuerpo fundiéndose en el momento de la pasión”.

Miguel de la Mancha
(poeta y escritor)

«Tal vez»



Tal vez en la vida,
cuando lo tuvimos todo,
no lo supimos aprovechar,
y lo hemos desperdiciado.

Desperdiciamos los momentos,
cuando podíamos decidir,
y ahora sin remedio,
tenemos que resistir.

Resistir ante las adversidades,
ahora que nos resignamos,
por no saber aprovechar,
las oportunidades que teníamos.

Unas escasas oportunidades,
cuando siempre poníamos excusas,
ahora deseamos conseguir méritos,
que sean tal vez buenas causas.

Tal vez la solución,
la teníamos delante de nosotros,
pero estábamos ciegos,
y le echábamos la culpa a otros.

Pero la culpa,
era solo nuestra,
y para botón,
siempre tendremos la muestra.

Como muestra de personalidad,
debemos de reflexionar,
que antes de actuar,
primero debemos de pensar.

Pensar que hacemos lo correcto,
y que el día de mañana,
no nos pueda pasar factura,
con lo que eso entraña.

Entraña que si tal vez,
valorásemos cada momento,
la vida sería distinta,
y no necesitaríamos lamentos.

Para evitar los lamentos,
evitemos el sentir ese tal vez,
para sentirnos como personas,
disfrutando de la vida a la misma vez.

“Tal vez si supiésemos las consecuencias de nuestros actos tendríamos una vida llena de buenos sentimientos sin tener remordimientos”.

Miguel de la Mancha

«Bajo la cobija»



En una noche fría,
cuando en viento soplaba,
sentía como llovía,
pero no me mojaba.

No me podía mojar,
porque estaba acompañado,
contigo en la cama,
estábamos bien cobijados.

Cobijados bien pegaditos,
para darnos calorcito,
cuerpo a cuerpo,
los dos bien cobijaditos.

Los dos en la cama,
sintiendo la tentación,
por confidente el diablo,
incitando a la pasión.

Una pasión que sentimos,
cuando a la ves nos necesitamos,
para poder calentarnos,
debemos de juntarnos y pegarnos.

Pegarse como el metal.
atraído por el imán magnético,
con esa fuerza natural,
que nos obliga a estar junticos.

Obligados al liberar,
nuestra mente cuando siente,
indefensa por el deseo,
cuando se pone ardiente.

Ardiente se pone,
nuestra piel erizada,
con el mínimo roce,
bajo la cobija tapada.

Una cobija confidente,
al sentir que el ambiente,
por causa de la lluvia,
nos une para sentirnos calientes.

Nos sentimos calientes,
al estar bien pegados,
cuando nuestros cuerpos,
se sienten bien cobijados.

“Con el sonido de la lluvia se siente más sabroso en la colaboración de la cobija siendo para nosotros nuestro mejor confidente”.

Miguel de la Mancha

«Labios ardientes»

Si hay algo especial,
en la vida siempre,
un sentimiento excitante,
“al sentir unos labios ardientes”.Es el primer arma,
que nos hace de estallar,
ese impulso de deseo,
“cuando se siente un beso”.Aunque sea en la mano,
sentir unos labios,
te hace recorrer,
“un escalofrío por la piel ”.Un escalofrío tan fuerte,
por todo nuestro cuerpo,
nos hace de de temblar,
“apoderándose de nuestra mente”.Una mente perversa,
que nos desata la fantasía,
desde de anochece,
“hasta amanecer el nuevo día”.Aunque este de día,
los labios nos hacen de sentir,
cerrando nuestros ojos,
“pero no para dormir”.Nos pueden hacer ,
de soñar despiertos,
porque unos labios ardientes,
“nos pueden quitar el sueño”.Soñar con sentirlos,
y no poder disfrutarlos,
puede ser un desespero,
“por llegar a besarlos”.Pero cuando los tenemos,
besamos y disfrutamos,
vivimos una experiencia,
“que nunca olvidamos”.Pero sólo nos olvidamos,
al paso de otros labios,
entonces nunca fueron,
“tan excitantes y ardientes”.Y si no fueron excitantes,
no se sintieron ardientes,
es un error de la gente,
“decir que eran besos ardientes”.Quién pueda decir,
que los labios le excitaron,
es porque los sintió,
“y su fuego se le grabó”.Cuando unos labios,
se pueden grabar a fuego,
se convierten en ardientes,
“sintiendo unos besos excitantes”.Una excitación del cuerpo,
que nos haga de palpitar,
sentirlos siempre al pasar,
“los labios ardientes al marcar”.Y es que una marca,
nunca se olvida,
es como una cicatriz,
“que la marca siempre queda”.Una marca de pasión,
que sólo tiene poder,
de guardar o olvidar,
“ese es el autentico corazón”.El corazón es el único,
que sufre las consecuencias,
y disfrutar con las experiencias,
“cuando los labios causan discrepancias”.Las discrepancias comienzan,
apareciendo las diferencias,
diferencias de entender,
“y mucho menos de comprender”.Comprender que los momentos,
no son todos iguales,
saber entender los bajones,
“animando con buenos sentimientos”.Los buenos sentimientos,
tienen el premio,
de sentir siempre,
“unos apasionados labios ardientes”.“unos labios ardientes son el delirio de los amantes”.Miguel de la Mancha
(poeta y escritor)

«Deseo prohibido»

No es de extrañar,
que lo deseado suele ser,
el manjar más exquisito,
“el placer a disfrutar”.Aunque seas muy firme,
siempre hay quién lo confirme,
por un deseo prohibido,
“puedo llegar a derretirme”.Nunca nos podemos imaginar,
que donde menos pensamos,
comenzamos con la admiración,
“y cobra fuerza la tentación”.La tentación de compartir,
ese deseo imposible,
del deseo por sentirles,
“y se convierte en un sinvivivr”.Imaginarnos a su lado,
aunque se un pecado,
es una gran sensación,
“que se convierte en pasión”.Una pasión deseada,
siendo siempre conscientes,
que siempre seremos valientes,
“al escondernos de la gente”.Donde podemos vivir,
ese deseo de disfrutar,
las ganas de sentirnos,
“viviendo un romance especial”.Especial es cada momento,
que podemos sentir,
viviendo el deseo prohibido,
“más fuerte que el sentimiento”.Pero a veces ocurre,
que el sentimiento lo impide,
pero lo desea la mente,
“aunque hayas otros presentes”.Y a la hora de disfrutarlo,
cada rincón que nos cobije,
es un castillo privado,
“aunque sea prohibido visitarlo”.Pero los dos somos mayores,
para pasar a la acción,
donde deseamos ser protagonistas,
“donde lo prohibido salta a la vista”.Pero la vista debe de ser oculto,
porque es un deseo prohibido,
sentido dentro del corazón,
“para vivirlo entre los dos”.No sé si será dicha o pecado,
pero vivir este deseo,
es algo muy sabroso,
“aunque resulte escandaloso”.Y aunque se puedan escandalizar,
es una dulce fantasía,
que en esta vida,
“podamos llegar a realizar”.Por eso es la mente,
el poder de la valentía,
que logra darnos energía,
“aunque sólo sea por un día”.Un día lleno de excitación,
un día interminable,
donde vivimos esta experiencia,
“un recuerdo que sea inolvidable”.Como inolvidable es la vida,
a veces es una ruleta,
que gira y da vueltas,
“y nos envuelve sin darnos cuenta”.Por eso en esta espiral,
viajamos sin parar,
y aunque esté prohibido,
“es el placer más deseado”.Vivir una aventura,
que nos haga vivir,
perdiendo la cordura,
“disfrutando de la locura”.La locura del deseo y pasión,
es un caballo desbocado,
donde nos hemos montado,
“y al paraíso prohibido nos ha llevado”.“el deseo prohibido es el placer más exquisito”.Miguel de la Mancha
(poeta y escritor)

«Cuando habla el instinto»

Una mirada confidente,
puede ser el síntoma,
de un deseo oculto,
“expresando deseos candentes”.Por desear una persona,
no es un pecado,
es una gran atracción,
“por la persona admirada”.A veces las palabras,
no llegan a salir,
pero con una insinuante mirada,
“no hay nada más que decir”.Y la realidad de la vida,
no hace falta escuchar,
sin decir nada,
“desnudamos a la persona deseada”.Desnudar con una mirada,
es honrar a la pasión,
cuando se siente atracción,
“es el primer paso para el amor”.Un amor que se siente,
muy dentro del corazón,
y no necesita palabras,
“para sentirlo los dos”.Por eso un gesto,
puede ser el reclamo,
o la llamada de atención,
“pero sólo sentido entre los dos”.Puede haber un silencio,
es justo lo necesario,
para poder sentir,
“la fuerza del corazón”.Una fuerza que se expresa,
cuando en una persona especial,
siempre se piensa,
“un pensamiento sin ninguna ofensa”.Por eso el corazón,
es un sentimiento libre,
él solo lo escoge,
“y a su compañero elige”.A veces se equivoca,
escogiendo la persona equivocada,
puede ser una persona enamorada,
“pero el corazón no pregunta si está ocupada”.Sólo se guía por su instinto,
aunque algunas veces,
se desearía que el destino,
“fuese bien distinto”.Pero cuando existen las señales,
con las miradas confidentes,
se crean las interrogantes,
“deseando a esa persona interesante”.El interés nace sólo,
la admiración es libre,
y se puede convertir,
“en un deseo inconfundible”.Y siempre suele ocurrir,
que lo prohibido siempre es,
el manjar más deseado,
“por el hecho que no se puede permitir”.Así es esta vida,
una vida de insinuaciones,
aunque mejor dicho,
“una vida de tentaciones”.Pero si el deseo se cumple,
tiene un sabor especial,
que con solo movimiento,
“se altera lo que siento”.Si el sentir fuese un derecho,
sería un escudo,
que se llevase su nombre,
“grabado en el pecho”.Por eso con una mirada,
que puede ser inocente,
puede ser la causa,
“de poner a volar la mente”.Una mente que viaja,
a la velocidad de la luz,
desde aquí donde estoy,
“hasta allí donde estás tú”.“con una mirada confidente te convertiste en mi presente”.Miguel de la Mancha
(poeta y escritor)

«Tormenta en la mente»

En la vida debemos,
como seres racionales,
analizarnos a fondo,
“como personas que somos”.Si desearíamos ser egoístas,
de que nos serviría,
debemos de ser sinceros,
“liberar nuestra mente dejándola positiva”.Cuando una persona,
se siente atrapada,
debe de buscar la salida,
“o buscarse una nueva vida”.Como dice el dicho,
de que sirven,
dar pataletas de ahogado,
“si uno no es abogado”.Uno puede pensar,
que con la lucha se consigue,
todo lo que se persigue,
“pero de fracasados nada se escribe”.Hay que ser realista,
en esta vida oportunista,
a veces en los sueños,
“no se puede ser su dueño”.Te puedes replantear,
como una bella historia,
que todo son rosas,
“pero se convierten en espinas”.Así son las espinas,
que te trae la vida,
hoy florece como primavera,
“y mañana la suerte se hiela”.Debemos de recordar,
que el optimismo,
nunca se debe de perder,
“pero vivir para creer”.A veces en la vida,
cuando tenemos una tormenta,
ésta puede ser tan fuerte,
“que nos ataque en la mente”.Para eso existe el momento,
de ponerse a pensar,
reflexionar sobre los errores,
“enmendarnos para ser mejores”.Cuando una siente esa fatiga,
que le ahoga en la mente,
debe de pensar en positivo,
“eludiendo siempre lo negativo”.A veces sentimos,
esa presión interior,
que nos ahoga la vida,
“y la damos por perdida”.Pero nunca debemos de perder,
el equilibrio interior,
siempre nos dará fortaleza,
“superando todo lo peor con entereza”.Entonces llega esa voz,
que nos pide “libertad”,
libertad para poder escoger,
“entre los tener beneficios o perder sacrificios”.Cuando sientes que llegas,
a tocar el techo de algo,
ya sea con éxito o fracaso,
“te das cuenta que tu ciclo ha terminado”.Entonces debemos de tener fuerza,
para liberar nuestro interior,
decir “basta ya no más”,
“necesito encontrar mi paz y mi calma”.Esa puede ser,
la voz de alarma,
para que hagas un alto,
“liberar tu mente y tu alma”.Por eso nuestras mentes,
deben de estar en armonía,
como esta siempre el sol,
“alumbrando con la luz del día”.Liberemos nuestras mentes,
eliminemos todas las tormentas,
y bienvenida la nueva vida,
“nos está llamando a la puerta”.“El ser humano es el único capaz de liberar la mente de la tormenta”.Miguel de la Mancha
(poeta y escritor)

«Corazòn oculto»

De sobra sabemos,
que en esta vida,
podemos tener un cara,
“pero podemos sentir diferente cara”.Las palabras pueden ser,
en algún momento reconfortantes,
pero si no las sentimos,
“no serán nunca importantes”.El dicho siempre es cierto,
muchas caras vemos,
pero nunca los corazones,
“de verdad los conocemos”.Nunca nos podemos fiar,
porque por delante,
muestran una cara diferente,
“y por detrás tratan de apuñalarte”.Si no pueden consumarlo,
sólo con la intención,
con un simple dedo,
“es suficiente para señalarte”.En un momento puede pasar,
que pases de ser,
en un momento desapercibido,
“a ser un fugitivo”.Uno se puede convertir,
de ser un Dios,
a convertirse en un diablo,
“culpa de un corazón del diablo”.Por eso en estos días,
encontrar un corazón sano,
que sea realmente sincero,
“no se paga con dinero”.Por eso cada vez,
es más difícil vivir,
no por culpa de la vida,
“es porque no se sabe convivir”.Te pueden decir halagos,
pero dentro de ellos,
hay un sentimiento de envidia,
“que se convierte en hipocresía”.Las personas que son así,
son personas sin vida,
que hipócritamente te felicitan,
“y por dentro te envidian”.Si toda esa mala energía,
que se desperdicia en un día,
no se ocultara en los corazón,
“otra vida distinta sería”.Por eso en los corazones,
no debemos de tener,
ningún pensamiento oculto,
“mostrar en realidad como somos”.Vivir la vida,
con doble filo,
saber que nos podemos cortar,
“sería un triste destino”.Nunca olvidemos en la vida,
que una cara bonita,
puede tener un corazón oculto,
“con oscuros pensamientos”.En la vida hemos de tener,
un pelo del diablo,
y la melena del demonio,
“para librarnos de esos diablos endemoniados”.“no te fíes de las hipocresías solo de las personas serias”.Miguel de la Mancha
(poeta y escritor)

«El estallido»

Con una simple mirada,
se puede imaginar,
que somos fruto del deseo,
“para sentir que te poseo”.

Para poder poseer,
hay que sentir el deseo,
y el deseo es visible,
“con una mirada a lo imposible”.

Desear lo imposible,
se puede entender,
pero lo que no se entiende,
“sin atreverse lo que se pierde”.

Para lamentarse por perder,
es una fatal sensación,
pero duele mucho,
“sentirse cohibido ausente de valor”.

El valor es necesario,
para luchar en esta vida,
y nunca debemos de dar,
“ninguna causa por perdida”.

Pero cuando se siente atracción,
con sólo una mirada,
puede ser la señal,
“para estallar antes de la pasión”.

Una pasión desenfrenada,
sin que nadie,
se oponga a nada,
“y la oportunidad sea realizada”.

Pero para poder realizarlo,
hay que saber interpretar,
las miradas penetrantes,
“pueden ser muy excitantes”.

La excitación es parte importante,
de una gran explosión,
hacer estallar el deseo,
“que sentimos en ese instante”.

Y aunque nuestro interior,
desea hacerlas expresar,
es un deseo irresistible,
“que está a punto de estallar”.

Quién no se siente atraído,
cuando ves una persona,
que te atrae de verdad,
”una insinuante mirada devoradora”.

Ver como se puede desnudar,
una persona sin tocarla,
poseerla o poseerlo,
“estallar de éxtasis al tenerlo”.

La mente humana,
viaja más rápido,
que la velocidad de la luz,
“y eso sólo lo sientes tú”.

A veces el soñar despierto,
puede ser el desafío,
de sentir lo que sentimos,
“y tener que estarnos quietos”.

Pero como poder,
y tener que estarnos quietos,
si el deseo interior,
“nos hace se sentirnos inquietos”.

Inquietos cuando el deseo,
nos hace de estallar,
para poder saborear,
“el fruto que deseamos probar”.

Y la fruta prohibida,
es la más deseada,
el poder poseerla,
“es la fruta más codiciada”.

La codicia por algo,
se puede interpretar,
en este mismo momento,
“en el estallido de un sentimiento”.

Un sentimiento de atracción,
que nos lleva la lujuria,
para disfrutar de la pasión,
“que estalla entre los dos”.

Los dos la deseamos,
pero nos sentimos cohibidos,
debemos de ser atrevidos,
“disfrutando de este gran estallido”.

“sentir el estallido es cruzar la barrera del deseo y la pasión”.

Miguel de la Mancha
(poeta y escritor)